Saltar al contenido

Misión de una Empresa

Básicamente, la misión de una empresa delimita la ocupación que ésta cumple dentro del mercado. Funciona orientando todas las labores dentro de la compañía hacia un objetivo común, asequible, pero ambicioso. De este modo, se consigue coherencia en el funcionamiento interno y externo de una compañía. La misión empresarial da respuesta a la pregunta ¿Cuál es el fundamento de esta empresa?

Mision de una Empresa

Importancia de la Misión para una Empresa

La misión aporta a la empresa varios agentes de suma importancia y necesidad:

Identidad: La misión (junto con la visión) da un rasgo de identidad a la empresa que rige. Esto permite que se diferencie de otras empresas similares y sea reconocible en cualquier ámbito. La misión hace que una empresa deje de ser parte del montón.

Motivación: Ver una meta alcanzable y gloriosa siempre ayuda a motivar. La misión es proponerse una meta, por tanto, los trabajadores de la empresa tendrán un objetivo claro por el que deben luchar con pasión y fervor.

Bases organizacionales: La misión de una empresa juega un rol bastante significativo al momento de definir la estructura ética organizacional de la misma. En otras palabras, les dice a los trabajadores de la compañía, cómo tienen que lograr los objetivos establecidos.

Información a terceros: Una misión bien planteada les explica a los potenciales clientes, o a cualquiera con el que se pueda entablar negocios, las facultades con las que cuenta una empresa y su capacidad para actuar dentro de determinado terreno.

¿Cómo Definir la Misión de una Empresa?

Realmente no existe una guía que explique con lujo de detalle los pasos que hay que seguir para dar forma a una misión óptima de una empresa. Pero, sí hay recomendaciones (resaltamos esto: recomendaciones) que de las que se puede hacer oído y que, sin duda, facilitarán el proceso:

  • Como dijimos antes, una misión responde a la pregunta “¿cuál es el fundamento de nuestra empresa?”. Pues es una buena idea comenzar buscándole una respuesta muy general a esta pregunta. De ahí, es probable que deriven otras interrogantes más específicas, como las siguientes:
    • ¿Cuál es nuestra clientela?
    • ¿Dónde se moverá nuestro mercado?
    • ¿Qué productos y o servicios pretendemos ofrecer?
    • ¿En base a qué valores trabajamos?
    • ¿Cuál es nuestra mayor ventaja frente a la competencia?
    • ¿Qué es lo que nos desvela de nuestros trabajadores y de nuestra comunidad?
  • Es efectivo convocar a todos los miembros que tienen o tendrán parte en la empresa para que cada uno dé una respuesta personal a las interrogantes anteriores. Esto hace posible ver y entender las necesidades de todos los campos de la compañía. Además de que crea un nexo necesario entre los trabajadores y la misión de la empresa.

Luego de esto, lo que se suele hacer es reunir todas las opiniones en una mesa con los directivos y seleccionar las mejores.

  • Otra forma, es definir los aspectos principales y muy generales junto con los cabecillas de la empresa. Entonces, darle estos aspectos a los trabajadores para que redacten ellos mismos una misión según su criterio. La ventaja de esto, es que se unifican un poco más los principios sobre los que trabajar.

Elaborando la Misión de la Empresa

Factores a tener en cuenta al momento de elaborar una misión empresarial.

  • Tiene que estar definida con palabras precisas y no demasiado complicadas, puesto que todo el que la lea o escuche, debe entender lo que dice, desde el jefe principal hasta la persona que pasa frente a una sucursal.
  • Respecto a la extensión, se dice poco: hay algunas empresas que definen sus misiones en un párrafo de diez líneas, así como también hay otras que lo hacen en diez palabras. Nosotros recomendamos usar, como máximo, unas cinco líneas. Y como mínimo, lo suficiente como para definir la empresa.
  • La misión tiene que poder diferenciar la compañía de otras instituciones que ofrecen servicios semejantes.
  • Una vez definida la misión de la empresa, hay que darla a conocer dentro y fuera de la compañía. Repartir la misión en un documento impreso o digital a todos los trabajadores funcionará bastante bien. Pero si se tiene una sede física, es bueno ponerla en afiches en lugares estratégicos y concurridos.

Todo esto con el fin de que cada trabajador se sienta identificado con los parámetros que delimita la misión. Y que el público comprenda fácilmente cuáles son los servicios que ofrece la compañía a la que se suscribe.

Te recomendamos leer los siguientes artículos: